Excavación en el templo pagano de Herodes en Cesarea

mayo 11, 2017 Escrito por: Tablilla De Cera - No hay comentarios

Enlace a la noticia: Agencia EFE: La ciudad antigua de Cesarea desentierra el templo pagano del rey Herodes

La noticia de esta semana es la nueva campaña arqueológica en Cesarea marítima, una colonia romana fundada sobre una población de origen fenicio en tiempos de Herodes el Grande. Recibió su nombre en honor al “patrón” de Herodes, Cesar Augusto, según el sistema clientelar romano del que tendremos ocasión de hablar alguna vez. La noticia es muy interesante y animamos a su lectura pero, como es habitual, en La Tablilla de Cera, nos interesa resaltar algunos puntos que nos parecen interesantes en la noticia.

El primer punto con el que nos encontramos es el del mecenazgo y los costes de la campaña arqueológica. En España, salvo campañas muy especificas para restos considerados de especial relevancia, lo habitual es que al final de la campaña arqueológica y una vez retiradas algunas piezas para su estudio en laboratorio así como una vez realizados los planos y dataciones, lo excavado se tapa con un plástico y una capa de tierra para futuras intervenciones. El problema es la falta de fondos por parte de la administración (el ejemplo son los 24 millones de euros para esta campaña en Cesarea), especialmente en el momento de crisis a varios niveles en el que nos encontramos. En muchos países el mecenazgo como el de la fundación filantrópica de Edmond de Rothschild para el caso de Cesarea es habitual (en Italia sin ir más lejos) y el debate acerca de los beneficios y perjuicios acerca del hecho de que una entidad privada financie un yacimiento o una restauración monumental del Estado empieza a ser antiguo, con lo que puede haber ya opiniones muy fundadas a favor o en contra, sin embargo, en el caso Español, el Estado no apuesta ni por un lado, ni por otro.

Por otro lado: ¿preservar o reedificar? es el siguiente punto que nos interesa. El primero consistiría en consolidar las estructuras del templo y el aspecto para el visitante sería el habitual en muchos yacimientos: se adivina el plano y dimensiones del edificio a través de los zócalos que se han restaurado y alguna pared, es decir las partes que se encuentran los arqueólogos en el momento de la excavación. Reedificar supone reconstruir el templo, incluso aquellas partes ya desaparecidas, gracias a la ayuda de lo que sabemos por otras fuentes arqueológicas o documentales. Esta técnica es propia de las nuevas disciplinas en arqueología, la arqueología experimental, que se puede apreciar por ejemplo en yacimientos españoles como Numancia (una casa celtíbera y una de época de romana) o en el Cerro de la Cruz en Almedinilla (reconstrucción de un par de casas íberas).

El siguiente punto que se menciona es algo que mencionamos habitualmente, la reutilización de los espacios sacros que se puede apreciar en el templo pagano sobre el que se fueron asentando los templos bizantino y otomano.

La idea de multiculturalidad, por otra parte, es algo que nos sonará si recordamos el “Toledo de las tres culturas” que ya parece estar en desuso. Esta idea de una población destacada donde convivían varias culturas resulta un reclamo interesante tanto para visitantes como para los autóctonos (algo de lo que hablamos en nuestro último artículo se podría aplicar aquí: La Tablilla de Cera: El imaginario colectivo en Historia. El ejemplo de Numancia.) pero la idea de paz y convivencia que parece transmitir la palabra “multicultural”, un término propio del siglo XX no se debería de aplicar a casos históricos. La situación social de la ciudad dependería del momento concreto y de los aspectos jurídicos y económicos de cada grupo social más que la pertenencia a una cultura u otra.

La última mención es para la introducción de las nuevas tecnologías en yacimientos, museos y humanidades en general, así como la consolidación de los centros de visitantes en los yacimientos, tanto en los yacimientos de gran importancia como Cesarea como en los más modestos o pequeños. El modelo de los centros de visitantes es el de un pequeño museo dentro del yacimiento asociado a los materiales y estructuras del mismo. Lejos de una idea tradicional de “museo”, en estos centros el visitante puede ver las piezas en su contexto mediante paneles y el uso de las nuevas tecnologías como el uso de contenido multimedia.