Las destrucciones de ISIS revelan un palacio enterrado de 2.700 años en Mosul

Marzo 7, 2017 Escrito por: Tablilla De Cera - No hay comentarios

Enlace a la noticia: The Telegraph: Previously untouched 600BC palace discovered under shrine demolished by Isil in Mosul (en inglés)

Gizmondo.com: La destrucción de ISIS en Irak revela un palacio enterrado de hace 2.700 años. (en español)

Resulta paradójico que en un intento por destruir el pasado se acabe obteniendo lo contrario. Con el ISIS en retirada en algún puntos estratégicos como Mosul o Palmira, los investigadores vuelven a pisar los sitios arqueológicos para evaluar daños e intentar retomar su tarea, aunque es de recibo señalar  que muchos de ellos no se retiraron y han estado trabajando en la sombra y arriesgando su vida desde el estallido de la guerra civil en Siria y más tarde con la llegada del Estado Islámico.

En este caso, tras la destrucción en 2014 del santuario musulmán de Nabi Yunus (el Jonás de la tradición cristiana), los arqueólogos irakies encabezados por la profesora irakí Layla Salih y la británica Eleanor Robson, han descubierto, mediante una red de túneles excavados por los soldados de ISIS para expoliar las ruinas, unas inscripciones en cuneiforme -y por tanto muchísimo más antiguas que el templo musulmán o la primitiva iglesia paleocristiana- que se han datado en tiempos del rey de Asiria Senaquerib o de su hijo y sucesor Asarhaddón.

Este episodio, al margen de la agridulce paradoja, nos sirve para ilustrar un fenómeno histórico del que ya hemos hablado alguna vez en La Tablilla de Cera: la reutilización de los espacios de poder. Este fenómeno es algo repetido a lo largo de la Historia, un determinado espacio de tierra adquiere de cara a la sociedad un poder social o religioso: Los terrenos sobre los que se levantaba el palacio asirio fueron reutilizados por el cristianismo primitivo y después por el Islam, aprovechando la función social y religiosa previa. Mediante ritos apropiados las culturas ocupantes desacralizan el lugar (retiran de forma mágico-simbólica la vieja simbología) y vuelven a sacralizarlo con la nueva religión o sistema de poder.

Este suceso también nos sirve para ilustrar la problemática habitual del arqueólogo al tener que lidiar en una misma parcela de tierra con restos de diferentes épocas (eso si no estamos ya ante un poblamiento que continua en funcionamiento en la actualidad como podría ser Córdoba o Roma), ¿qué época se restaura o se conserva?, muchas veces la decisión es plenamente arbitraria o según moda y necesidad imperante.

Los hallazgos prometen a pesar del posible expolio por parte de las tropas del ISIS, esperamos que poder ampliar noticias sobre los resultados en el futuro.