Posible rehabilitación del área templaria del castillo-convento de Cristo de Tomar (Portugal)

marzo 1, 2016 Escrito por: Tablilla De Cera - No hay comentarios

Enlace a la noticia: Observador. DGPC quer reabilitar e abrir ao público Castelo Templário de Tomar

La Dirección General de Patrimonio Cultural en Portugal, en el marco del programa “Portugal 2020” integrado en los fondos comunitarios de la Unión Europea para el desenvolvimiento económico, social y territorial, anunció la semana pasada la intención de invertir en la rehabilitación de la parte templaria del Castillo y Convento de Cristo en Tomar, una de las fortificaciones más importantes y conocidas del país vecino.

convtomarEl conjunto monumental tiene un origen templario dada la estrecha relación de la Corona portuguesa con el Temple desde el nacimiento del Reino Portugués en 1139. Los templarios formaron parte destacada de la conquista del territorio que hoy conocemos como Portugal frente al gobierno musulmán establecido. Los monarcas portugueses entregaron una serie de enlaces estratégicos situados en la margen norte del Tajo a los templarios como forma de establecer la línea defensiva del Reino, que tenía su sede principal en Coimbra a menos de 100 km de la frontera. Esta estrategia pero en la margen sur del Tajo ya fue usada por Julio César en el 61 a.C., en el marco de su campaña como propretor contra las tribus lusitanas del norte del Tajo.

La fortaleza de Tomar inicia su construcción en 1160 por orden de Gualdim Pais, cuatro Gran Maestre de la Orden templaria en Portugal y ya en 1190, 30 años después, tuvo que hacer frente a la ofensiva del Califa Abu Yusuf Yaqub al-mansur (Yusuf II), que cruzando el Tajo tras tomar Torres Novas y Abrantes, tuvo que asediar la fortaleza templaria. A los seis días consiguió abrir brecha por la que después sería llamada Puerta de la Sangre, pero una brutal carga de los caballeros templarios dio al traste con el asedio y la ofensiva.

La caída de los templarios supuso la conversión en Orden de Cristo, supeditada al control del Rey que ocupaba el cargo de Gran Maestre. Fruto de la relación entre la Corona y la Orden, se van realizando ampliaciones y mejoras del conjunto: Con el infante Enrique “El navegante” se añaden varios de los claustros actuales y se restaura la girola circular tipicamente propia de las iglesias templarias. Manuel I y sobretodo su hijo Juan III iniciarán cambios importantes en la vieja estructura templaria bajo la dirección de los arquitectos Diogo de Arruda, que será el autor de la Ventana del Capítulo, la máxima expresión del arte manuelino, y Juan de Castillo -arquitecto de origen cántabro que realizó la mayor parte de su trabajo en Portugal- que se ocupará de la bóveda de la iglesia y sobretodo de la portada principal. Este último será recompensado con el título de freire de la Orden. No serán los últimos monarcas en añadir y reformar pero estas ampliaciones que son ejemplo del arte manuelino, dieron el aspecto general que hoy podemos contemplar al visitar el convento.

Sin embargo, y a pesar de que la visita no es corta, hay partes del conjunto monumental con claros signos de deterioro o que no están debidamente restauradas para su muestra al público. Un centro de recepción de visitantes, en consonancia con lo que ya se está haciendo en otros lugares patrimoniales (un ejemplo a seguir es el Centro de recepción de Medina Azahara; Córdoba) y estas partes, las más propias de la original construcción templaria, así como el enlace al vecino Acueducto dos Pegões (siglo XVII) edificado en tiempos de Felipe II (I de Portugal) para abastecer de agua al convento, son sobre las que se pretende actuar. Es posible que se actué también sobre los baluartes templarias cercanos (Almourol, Idanha, Pombal…) en el marco de la creación de la ruta turística de la “Línea de defensa del Medio Tajo”.

Tomar es indispensable como sitio turístico en Portugal. Esperamos que las obras del Castillo, que precisamente hoy cumple 856 años, se lleven a buen término y la visita sea aun más atractiva de lo que ya es.

Saber más: