Reflexiones. “¿Qué saben de Historia los jóvenes?”

julio 5, 2016 Escrito por: Tablilla De Cera - No hay comentarios

Enlace a la noticia: Eldiarionorte.es: ¿Qué saben de historia los jóvenes?

Esta semana nos apartamos de las noticias arqueológicas, reseñas o exposiciones recomendadas para hacer reflexión sobre la Historia en los programas educativos y en la cultura general de la sociedad.
Y es que la semana pasada se celebró en el campus de Álava de la Universidad del País Vasco y organizado por el Instituto de Historia Social Valentín de Foronda el simposio “¿Qué saben de Historia nuestros jóvenes?. Adquisición y socialización de conocimientos -escuela e identidades-, enseñanza de la Historia -currículos y manuales-, narrativas y memorias” para promover el debate entorno a la enseñanza de la Historia en el estrecho marco del sistema educativo español.

El artículo que enlazamos se presenta la idea general del simposio acerca de los problemas del Historiador a la hora de ejercer como docente en el marco de un sistema educativo que prima la memorización selectiva de datos y fechas sobre el pensamiento crítico. Idea que la La Tablilla de Cera defiende desde el principio y no solo en el ámbito de educativo de la juventud.

Se hace necesaria la reflexión profunda y un intenso debate entorno a la percepción de la Historia y su utilidad para la sociedad. La visión tradicional de explicar Historia mediante una sucesión de personajes, batallas y fechas, fomentada por siete grandes reformas educativas para seis gobiernos (si contamos el de Calvo Sotelo) desde la Transición, no ha hecho sino crear desinterés en los jóvenes, obligados a una memorización selectiva (“hincar los codos”) para volcar todo en un par de exámenes y olvidar después. Y aquellos de ellos que ya en edad adulta se ven atraídos por un proceso histórico concreto, carecen de las herramientas básicas para separar la información seria y profesional (que suele presentar una realidad menos atrayente al lector aunque más fidedigna) de la información sesgada o tergiversada de forma intencionada o no.

Es necesario concienciar sobre la utilidad de las humanidades -tan denostadas en estos últimos años y tan mal tratadas en las reformas educativas- y en concreto de la Historia. Concienciar sobre uso en el día a día, permitiendo en análisis crítico y carente de lectura ideológica de lo que leemos en prensa, vemos en televisión o escuchamos de otras personas. ¿Cómo se forma una crisis económicas?, ¿qué políticas se pusieron en marcha en los precedentes históricos de crisis pasadas?, ¿cómo se forma un Estado?, ¿qué factores determinan la creación de grupos violentos y el estallido de guerras?, ¿qué respuesta dio la comunidad internacional en sucesos pasados?. Todo ello solo puede abordarse desde la perspectiva de la Historia como una herramienta más para la vida diaria.