Una cúpula sobre el templo de Debod para evitar su deterioro.

Julio 19, 2016 Escrito por: Tablilla De Cera - No hay comentarios

Enlace a la noticia: El País. Carmena estudia cubrir con una campana transparente el deteriorado templo de Debod.

 

La noticia nos resulta especialmente relevante para el patrimonio madrileño. El templo de Debod ha sido la joya incómoda de la capital española durante años y años hasta el punto de encontrarse gravemente deteriorado y de haber sido planteada la posibilidad -entre algunos preocupados sectores profesionales- de si no debería de volver a Egipto ante la desidia de las autoridades de la capital.

El templete data del 200 a.C. y su construcción fue ordenada por Ptolomeo IV Filópator o por el rey Nubio Adikhalamani (por tanto en ya época Ptolemaica, los sucesores del general Ptolomeo compañero de Alejandro Magno). No está claro a quién pertenece la autoría pero ambos dedicaron esfuerzos constructivos en él y aunque durante algunos años también estuvo dedicado a Isis, su deidad patrona era “Amón en Debod” (de igual forma que en el catolicismo existen dedicaciones a la Virgen de Fátima y a la de Lourdes, en la religión egipcia vemos el mismo caso, en este caso con el dios Amón)

Como consecuencia de la construcción de la presa de Asuan, UNESCO pide aunar esfuerzos para salvar las construcciones del Egipto antiguo y el comité español, encabezado por Martín Almagro Basch, participa activamente en las labores de excavación y documentación de los yacimientos arqueológicos nubios por lo que es recompensado con el templo de Debod, que es trasladado a Madrid piedra a piedra en 1968. De igual forma otros tres templos-regalo viajarían fuera de su ubicación original: Dendur en Nueva York (EEUU), Taffa en Leiden (Paises Bajos) y Ellesiya en Turín (Italia).

A partir de este punto, el templo sufre estragos desde el primer momento. Su reconstrucción en el antiguo emplazamiento del Cuartel de la Montaña, destruido durante los primeros días de la guerra civil, se hace complicada para el equipo de Almagro Basch debido a la escasa información entregada por el Ministerio de Antigüedades de Egipto, lo que hace que parte de su reconstrucción deba de ser interpretada por los arqueólogos españoles sin la total certeza. También se realizan una serie de obras (la techumbre se modifica y se abre una ventana en la sala hipóstila) que hoy en día nos parecerían totalmente degradantes para el monumento. Su uso como cine, teatro y otros en los primeros años sirven para abrir los primeros deterioros mientras que en años posteriores, el vandalismo y la escasa y pobre protección por parte de los diversos equipos de gobierno del ayuntamiento terminan por hacer estragos en un monumento terriblemente abandonado, que además es la huella visible de los graves estragos de la contaminación madrileña.

Mientras el mundo de las humanidades y varias asociaciones madrileñas llevan varias décadas reclamando y proponiendo soluciones (entre las que se encontraba la futura cúpula), los antiguos gobiernos del ayuntamiento se han dedicado a negar sistemáticamente el obvio deterioro y a condenar al ostracismo a la construcción más antigua de la capital (si hablamos de construcciones autóctonas, la más antigua es la desconocida ermita de Nuestra Señora de la Antigua de Carabanchel -siglo XIII-, junto al solar de la vieja cárcel de Carabanchel), por lo que no queda sino celebrar la iniciativa del nuevo equipo de gobierno madrileño que puede salvar el deteriorado templo.

Para saber más:

Memoria de Madrid. El templo de Debod. Web del ayuntamiento sobre el templo. Información y fotografías.